¿Cuántos inmigrantes se beneficiarían de la reforma que impulsan los demócratas? Dependerá de su impacto económico

0

Biden tiene una última oportunidad para cumplir su promesa de reforma migratoria, pero se enfrenta a un obstáculo: la única forma de hacerlo tiene un límite reglamentario.

Los demócratas están impulsando en el Congreso una ambiciosa propuesta para introducir cambios en el sistema de inmigración dentro del amplio paquete económico de 3.5 billones de dólares anunciado esta semana.

El senador Bob Menéndez, autor principal del proyecto de ley migratorio que plasma la estrategia del presidente, Joe Biden, indicó el jueves que están explorando cambios de inmigración por valor de 120,000 millones de dólares en la fórmula de reconciliación presupuestaria, que puede ser aprobada sin el apoyo de los republicanos en el Senado.

Menéndez explicó que los demócratas intentarán encontrar la manera de que dreamers, trabajadores agrícolas, trabajadores esenciales y personas con Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) puedan obtener la residencia permanente y la ciudadanía estadounidense.

“Esto no es todo lo que abarcaría mi propuesta de ley de Ciudadanía de Estados Unidos, pero es un anticipo muy grande”, afirmó. El objetivo es que la reforma migratoria incluya el mayor número de temas posibles, señaló.

Pero los demócratas se enfrentan a serios obstáculos. Tanto sus 50 senadores como todos sus legisladores de la Cámara de Representantes deben apoyar en bloque y sin fisuras el proyecto normativo para que se convierta en ley.

“¿Hasta dónde queremos llegar? Queremos ir tan lejos como podamos”, aseguró Menéndez. La reforma “tiene unos efectos presupuestarios tremendos. Proporcionará ingresos al Tesoro debido a las tasas e impuestos que la gente pagará. También tendrá algunos costes”, reconoció.

Algunas voces consideran que los cambios en materia de inmigración serían meramente “incidentales” al proceso presupuestario y, por lo tanto no podrían ser aprobados mediante este sistema, el único que impide el bloque republicano por ilibusterismo (un tipo de obstrucción parlamentaria).

“La reconciliación está concebida como algo presupuestario y no necesariamente como una cuestión política. Así que creo que van a tener muchas dificultades para meter el tema migratorio”, apuntó el senador Mike Rounds, republicano por el Dakota del Sur, que trabajó con los demócratas en un proyecto bipartidista de reforma migratoria en 2018.

Con los republicanos oponiéndose a la flexibilización del sistema de inmigración y pidiendo una aplicación más estricta de la ley en la frontera, a los demócratas les quedan pocas vías alternativas.

El proyecto de ley de presupuestos puede ser la mejor oportunidad -si no la única- de Biden para cumplir algunas de sus promesas electorales en materia de inmigración. Si los demócratas fracasan, podrán decir a sus bases que lo han intentado y culpar al sistema parlamentario.

Definir qué trabajadores se consideran “esenciales” es uno de los puntos conflictivos, explicó una fuente conocedora del tema.

Los senadores demócratas darán instrucciones al Comité Judicial para que determine cuántos inmigrantes indocumentados podrían recibir un estatus legal, basándose en el coste de la tramitación de las solicitudes y el impacto en el Producto Interior Bruto (PIB).

Dos asesores advirtieron que la cantidad de 120,000 millones de dólares no es definitiva y podría cambiar en los próximos días.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here