EEUU inicia una “nueva era de diplomacia”

0

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha avisado este martes de que “no estamos en 2001” y el país norteamericano “no es el mismo que entonces”, al tiempo que ha advertido de que Estados Unidos está “mucho mejor equipado” para hacer frente al terrorismo.

En su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas, el mandatario ha incidido en que Estados Unidos está “más capacitado” para enfrentarse a este tipo de violencia y ha enumerado aspectos como la creación de alianzas, la financiación del terrorismo, contrarrestar la propaganda o evitar que los terroristas viajen a otros países.

“El terrorismo es real”, ha apostillado, antes de recordar que “golpea en todas partes” y el atentado en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul, reclamado por Estado Islámico Provincia de Jorasán (ISKP), que dejó casi 200 fallecidos, 13 militares estadounidenses incluidos.

Así, Biden ha pedido “no equivocarse” y ha asegurado que Estados Unidos continuará defendiéndose a sí mismo y a sus aliados contra los ataques, también terroristas. No obstante, ha remarcado que, para defenderse, es necesario tener una “misión clara” y ha considerado que el poder militar ha de ser el “último recurso”.

En este contexto, ha celebrado que Washington ha finalizado con 20 años de conflicto en Afganistán, lo que abre una “nueva era de diplomacia” en la que el país norteamericano tiene previsto “aprovechar” su “poder” para “invertir en las vidas de las personas y renovar y defender la democracia, independientemente de las dificultades”.

Biden, que ha intervenido en la reunión de la ONU por primera vez como presidente, ha pedido también a los talibán que respeten los Derechos Humanos en Afganistán y que defiendan los derechos de niñas y mujeres “para que utilicen su talento” y “contribuyan” en la sociedad afgana a todos los niveles.

A su vez, ha sostenido que, “de Centroamérica a Oriente Próximo, de Afganistán a África” Estados Unidos busca “condenar” la opresión de minorías religiosas -“nos da igual si pasa en Xinjiang o Etiopía”- y “defender” los derechos de las personas LGTBI para que vivan de “forma abierta”. “Este es un momento de inflexión”, ha agregado.

También ha mencionado la proliferación nuclear y ha mencionado específicamente a Irán y la península de Corea. “Estamos comprometidos para evitar que Irán tenga un arma nuclear”, ha afirmado, antes de señalar que Estados Unidos trabaja para que Teherán vuelva al cumplimiento del pacto nuclear.

En cuanto a Corea, Biden ha matizado que Washington utiliza la “diplomacia” para lograr la total desnuclearización de la península. “Queremos que haya un plan con referencias concretas para que mejore la situación”, ha agregado.

Por otro lado, ha asegurado que Washington no busca una “nueva guerra fría” o “una nueva división” y ha afirmado está “dispuesto a trabajar con cualquier nación que lo desee” para buscar “soluciones pacíficas, incluso aunque haya desacuerdos profundos en otros ámbitos”.

Biden también ha aludido a la situación en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados y ha afirmado que su Administración cree en la solución de los dos estados. “Estamos lejos”, ha admitido el mandatario estadounidense que, en cambio, ha pedido no permitirse “el lujo” de abandonar esta meta. Por último, ha pedido no quedarse “de brazos cruzados” ante conflictos como los de Etiopía y Yemen.

La pandemia y la crisis climática

El presidente estadounidense ha destacado que la cita en Naciones Unidas tiene lugar en un momento en el que hay “mucho dolor”, una alusión a la pandemia de COVID-19, que “todavía siega las vidas de muchas personas”.

Para enfrentarse a la pandemia, Biden ha abogado por la “ciencia y la voluntad política” y ha reclamado a los países “actuar ahora” para proporcionar vacunas, test diagnósticos, tratamientos y oxígeno para paliar los efectos de la enfermedad.

En este contexto, ha pedido la creación de un mecanismo para “financiar la seguridad sanitaria mundial”, algo que ha considerado “fundamental”. “Necesitamos un consejo que se ocupe de estas cuestiones, que esté armado para identificar futuras pandemias y tomar medidas de forma inmediata”, ha continuado.

Biden también ha aludido a la crisis climática y ha recordado los eventos climáticos extremos sufridos en diversas partes del mundo en lo que va de 2021, como las olas de calor extremas o las inundaciones.

“Este año nos ha traído devastación y muerte”, ha lamentado el presidente, que ha puesto el foco en que la Humanidad está próxima a alcanzar “el punto de no retorno”. Biden también ha reclamado apoyar a los países que más han sufrido los estragos del cambio climático y tienen menos recursos para adaptarse y ha prometido “duplicar” la financiación estadounidense en este sentido.

Así, ha pedido a todas las naciones del mundo ser “ambiciosas” para lograr limitar el calentamiento global y ha mencionado específicamente la cita de Glasgow. “Tienen que demostrar ese compromiso cuando nos reunamos y a partir de ahí ser más ambiciosos”, ha manifestado.

Biden también ha hablado de nuevas tecnologías y las posibilidades que tienen aparejadas para “reconfigurar” aspectos de la existencia humana. “Tenemos que ver si agravarán problemas”, ha urgido, subrayando que las nuevas tecnologías han de ser de “ayuda” para las personas y, entre otras cosas, promover la libertad y no utilizarse para la represión.

En este punto ha trasladado que Washington busca reforzar la infraestructura contra los ataques a este nivel y ha advertido de que se reserva el derecho a responder “de forma decisiva” a todos los que amenacen al país norteamericano o sus aliados.

Defensa del multilateralismo y de cara al futuro

Biden ha afirmado que su Administración está comprometida para lograr un futuro “más pacífico y próspero para todos” en vez de “seguir peleando”, destacando que en los tiempos venideros aguardan crisis, pero también oportunidades.

“Está claro que solo tendremos éxito si los demás lo tienen”, ha considerado. En este sentido, ha repasado el trabajo que Estados Unidos lleva a cabo con algunos de sus socios, como la UE, Australia, India, Japón, la Unión Africana (UA) o la Organización de Estados Americanos (OEA), y ha puntualizado que Washington se centra en las necesidades “urgentes” de las personas en materia económica y sanitaria.

También ha remarcado que Estados Unidos vuelve a tener presencia en algunos de los foros internacionales que su predecesor, Donald Trump, abandonó, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Acuerdo de París.

“Tenemos la voluntad y la capacidad de que el mundo mejore, no podemos permitirnos perder más tiempo, trabajemos, haremos que el futuro sea mejor”, ha concluido Biden.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here