Varios estudiantes oriundos de Texas crearon un grupo donde hablaban de manera despectiva de sus compañeros de piel oscura, simulando subastarlos mientras criticaban a algunos de estos.
Estudiantes de noveno grado en una escuela ubicada al oeste de Fort Worth, Texas, se han visto envueltos en un cuestionable caso de racismo y acoso cibernético.

Los menores recurrieron a Snapchat, donde crearon un grupo llamado «Comercio de esclavos», donde «vendían» a sus compañeros de color.

El periódico Fort Worth Star Telegram informó que en el grupo, los estudiantes usaban un lenguaje despectivo al referirse a sus compañeros afroamericanos, al mismo tiempo que fingían subastarlos.
Se dio a conocer que estos chicos le asignaron a un estudiante de piel oscura un «precio» de 100 dólares y a otro de un dólar porque no les agradaba su pelo.

De acuerdo con el Washington Post, los menores detractores usaron términos como «granja» y «subasta» para referirse a la «venta» de sus compañeros. También usaron emojis de una persona de raza negra, una pistola y un policía de raza blanca para identificar el grupo.

Aunque se dice que el suceso se trató de un juego, no se puede negar que fue un hecho desconcertante de extrema rudeza y cargado de racismo. El simple hecho de que los estudiantes hayan participado de esto demuestra cómo hasta el día de hoy se mantienen los prejuicios y actitudes ofensivas de este tipo.

«El incidente ha causado tremendo dolor en las víctimas y sus familias y en otros estudiantes de color y sus familias, y ello nos entristece profundamente», dijo el distrito escolar donde todo ocurrió por medio de un comunicado.
Tras saberse el suceso e iniciarse una investigación, se concluyó que las actitudes y declaraciones racistas que atacan a estudiantes de color no solo están prohibidas, sino que también tienen un fuerte impacto negativo en las víctimas.

Aquellos que fueron hallados culpables de haber participado del grupo fueron disciplinados; aunque se desconoce las medidas que las autoridades competentes usaron.
en conclución:
nosotros como siervos de Dios no debemos burlarnos del color de piel de otras personas ya que llas son tan normales como nosotros y no hay razon alguna para hacerlos a un lado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here