Un niño de 9 años le disparó a muerte a otro de 11 años con un arma que encontró en el auto donde los dejaron solos en un estacionamiento en un Walmart en Dallas, Texas.

La Policía dijo que una mujer de 32 años dejó el vehículo estacionado en el supermercado ubicado en el boulevard S. Buckner, mientras iba de compras.

Los menores, quienes no son parientes, se quedaron solos y fue entonces que el de 9 años encontró el arma.
Los hechos ocurrieron el domingo por la tarde, pero más detalles emergieron este lunes, cuando las autoridades confirmaron que el niño de 11 años fue llevado a un hospital local, donde fue declarado muerto.

Se agregó que no ha habido arrestos, pero las investigaciones del caso apenas han comenzado.

“Cuando los oficiales llegaron al lugar, encontraron a un niño de 11 años con una herida de bala”, dijo un oficial no identificado a medios locales.

El Children’s Defense Fund ha mantenido su lucha para evitar la proliferación de armas cerca de los niños, ya que incrementa las posibilidades de suicidio y de homicidios involuntarios, según su reporte de 2019.

“Es más probable que un arma en el hogar ponga en peligro a sus seres queridos que los proteja”, indicó. Un arma en el hogar hace que la probabilidad de homicidio sea tres veces mayor, de suicidio de tres a cinco veces mayor y de muerte accidental cuatro veces mayor”.

Señala que por cada vez que un arma en el hogar hiere o mata en defensa propia, hay 11 suicidios con armas de fuego completados o inentos, además de siete agresiones criminales y homicidios y cuatro muertes o heridas por disparos no intencionales.

“Muchos niños viven en hogares con armas cargadas y sin llave y saben dónde están”, advierte la organización. “Un tercio de los hogares con niños tienen un arma y casi la mitad de los hogares con niños que poseen armas no almacenan armas de fuego de manera segura”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here